domingo, 16 de septiembre de 2012

Flora de Castro Valnera

Castro Valnera desde El Bernacho

El pasado mes de junio, junto a Cris, Patxeko, Sergio, Bego, Nacho y varios amigos botánicos, visité el Macizo de Castro Valnera o Castru Valnera que se encuentra situado en el sector central de la Cordillera Cantábrica, sobre el que pivotan las comarcas pasiega y sobana. Se ubica entre el portillo de Lunada (1313 msnm) y el puerto de Las Estacas de Trueba (1153 msnm), y se sitúa apenas a 35 km de la línea de costa.



Macizo de Castro Valnera. Foto Nacho García Plazaola

Presenta una altitud máxima de 1706 msnm, enclavándose en plena divisoria de aguas entre dos mares. Las aguas que descienden por la vertiginosa vertiente norte, terminan en el mar Cantábrico a través de los ríos Miera y Pandillo, este último afluente del Pas. Mientras que las aguas que discurren por la vertiente sur, llegan al Mediterráneo a través del río Trueba, afluente del Nela que vierte sus aguas al Ebro.

Macizo de Castro Valnera. Foto Nacho García Plazaola

Pero Castro Valnera es algo más que una simple cumbre en la divisoria de aguas cantábrico-mediterránea. Para encontrar cotas más elevadas por el oeste, hay que desplazarse hasta Alto Campoó  donde se sitúa el pico Tres Mares (2.176 msnm), lugar de nacimiento del río Ebro, y  donde convergen las sierras que drenan aguas al Cantábrico, al Mediterráneo y al Atlántico. Por el este, hay que cruzar los Montes Vascos hasta los Pirineos para encontrar la primera cota de mayor altura, el monte Ori u Orhi (2.017 msnm). 

Macizo de Castro Valnera. Foto Nacho García Plazaola

Algunos datos generales nos pueden ayudar a comprender la relevancia de este macizo. Es la montaña más prominente de Burgos y la tercera de Cantabria, ocupando el puesto 51 de la Península.

Macizo de Castro Valnera. Foto Nacho García Plazaola

En su abrupta ladera norte se evidencian los efectos de los glaciares del Período Cuaternario reciente (Glaciación de Würm, hace 10.000 años). En esa época, el frente del glaciar llegaba hasta la población de La Concha, sitúa a 620 msnm. También los glaciares ocupaban la cara sur llegando hasta las proximidades de Espinosa de los Monteros, pero modelaron un relieve más suave. El glaciarismo de los valles pasiegos es el que se encuentra a menor altitud de toda la Península Ibérica.

Valle de Miera desde el portillo de La Lunada

Desde un punto de vista litológico, el suelo se compone de una alternancia de calizas arrecifales de la edad Aptiana (hace 125 millones de años) y bancos de roca arenisca. Lo que ha provocado la formación de un paisaje kárstico, con simas, dolinas, etc.

Anemone pavoniana, endemismo cantábrico
Gentiana boryi, endemismo ibérico. Foto Beatriz Fernández

Respecto a las condiciones climáticas, cabe destacar la existencia de un microclima propio de zonas de alta montaña. Las nubes procedentes del mar Cantábrico no encuentran obstáculos en su camino hasta llegar al macizo, provocando cambios climatológicos bruscos, como tormentas inesperadas, nieblas cerradas y persistentes o periodos continuados de mal tiempo, a lo largo de cualquier estación del año. Por todo ello, alcanza uno de los niveles más altos de pluviometría de la Península.

Pseudorchis albida, especie cantábro-pirenaica
Luzula sp.

Todas estas características confieren una elevadísima importancia botánica a Castro Valnera, que comenzó a ser valorada a finales del s. XVIII por el botánico Bernabé Antonio Salcedo.

Ranunculus thora, especie cántabro-pirenaica con pocas poblaciones entre Pirineos y este enclave
Androsace villosa, especie cántabro-pirenaica

A partir de 1953, Manuel Laínz da comienzo a una sistemática prospección botánica de la Cordillera Cantábrica, que se mantiene hasta la actualidad gracias a la intervención de diversos colaboradores.

Primula farinosa, especie cántabro-pirenaica
Thymelaea coridifolia, endemismo cantábrico

En 1975, el botánico Pierre Dupont dedicó un trabajo exclusivo para la zona donde además de citar especies muy destacables, resalta la peculiaridad de este sector cantábrico.

Bartsia alpina, especie cantabro-pirenaica cuyo límite occidental se encuentra en este enclave
Ranunculus gouanii, endemismo cántabro-pirenaico

Resumiendo, las características geológicas, orográficas  y climáticas actuales y pasadas hacen que estos enclaves, de talla relativamente modesta, formen refugios donde se asienten poblaciones botánicas relícticas típicas del piso subalpino de la Cordillera Cantábrica, siendo el límite oriental para algunas de sus especies.

Soldanella alpina subsp. cantabrica, especie cantábrica cuyo límite oriental se encuentra en este enclave
Rosa pendulina, especie cántabro-pirenaica

Pero lo que realmente les hacen distintas a todas las demás montañas de la Cantábrica es que conforman un islote para algunas especies de Pirineos que encuentran aquí sus poblaciones más occidentales. Además, existe una especie (Gentiana boryi) que no sigue estos patrones, siendo un endemismo ibérico solo presente en este macizo, en Sierra de Gredos y Sierra Nevada.

Horminum pyrenaicum, especie cántabro-pirenaica
Coeloglossum viride, especie distribuida por las montañas de la mitad norte

La exploración botánica del macizo de Castro Valnera aún no se ha concluido y en base a lo realizado en los últimos años, podemos esperar que nuevos hallazgos enriquecerán el catálogo de las floras pasiega y sobana.

Globularia repens, especie cántabro-pirenaica

En la actualidad una gran amenaza se cierne sobre este inigualable enclave, y es la construcción de un teleférico turístico que permitiría a los turistas alcanzar la emblemática cumbre superando, sin esfuerzo, los 1.400 metros de desnivel que separa Vega de Pas de su cima. Mantenemos la esperanza de que el proyecto sea un fracaso rotundo y que los montañeros futuros aún puedan seguir disfrutando de esta privelegiada montaña.

Pulsatilla alpina subsp. cantabrica, endemismo cántabro-pirenaico

2 comentarios:

Unknown dijo...

Un par de precisiones: La altura del Castrovalnera es de 1718 m.
En la provincia de Burgos, en las Sierras de la Demanda y Neila hay picos con alturas que sobrepasan la del Castrovalnera. El monte más alto de esa provincia es el San Millán de 2131 m.

Saludos

Juan María Domínguez dijo...

Gracias por el apunte, Unknown.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...