viernes, 27 de junio de 2014

Sierra Morena Sevillana: El Rincón de las águilas

La última quincena de Mayo, Cristina y yo hemos estado de pajareo y naturaleza por tierras andaluzas, empezando nuestro periplo por la Sierra Morena Sevillana. Hemos tomado como referencia, a la hora de hacer los recorridos, las propuestas recogidas en el magnífico libro (de una serie de cuatro) "Rutas para ver aves y naturaleza en Sierra Morena. Sierra Morena Sevillana" que con mucha dedicación y mimo ha escrito un gran apasionado de la Sierra, Rafa Romero Porriño para quien no hay rincón serrano que se le resista y no conozca como la palma de su mano y al que queremos agradecer desde estas líneas, la ayuda e información proporcionada, tanto para este tramo de la Sierra Morena como para el que realizamos en la Sierra de Aracena el pasado 2013.

Hemos estado alojados en Cazalla de la Sierra en el Hotel Vega de Cazalla, un coqueto, bonito y tranquilo alojamiento donde Paco Conde (su propietario) y su familia nos han hecho sentirnos como en casa, siendo un alojamiento altamente recomendable para toda la gente que quiera gozar de este rincón serrano andaluz.
Hotel Vega de Cazalla
Dentro de los recorridos propuestos en el libro anteriormente citado, el primer día decidimos realizar la ruta conocida con el Rincón de las Aguilas (SE-10).Este paseo lo hicimos en compañía de nuestros amigos y compañeros de blog Agustín Egaña y Mertxe Abad, quienes en su periplo por la geografía peninsular coincidieron con nosotros un par de días en esta zona de la Sierra Sevillana.
Grupo pajarero
Mientras cargábamos los "bártulos" en el coche para dirigirnos al punto de partida del recorrido y en la misma puerta del Hotel, un Serín Verdecillo (Serinus serinus) reclamaba constantemente, dándonos a su manera el saludo mañanero.
Serín Verdecillo (Serinus serinus)
Llegados al Santuario del Guaditoca, echamos una ojeada al arroyo del mismo nombre. Era incesante el canto a dúo de Oropéndola europea (Oriolus oriolus) y Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Gorriones comunes (Passer domesticus) y sus parientes Gorriones morunos (Passer hispaniolensis) bebían en las limpias aguas y las Lagartijas colilargas (Psammodromus algirus) se asoleaban en sus orillas. En la torre del Santuario del Guaditoca dos Cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) mantenían un animado "debate", mientras sobre las cercanas dehesas una Culebrera europea (Circaetus gallicus) buscaba algún ofidio para el desayuno.
Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)
El recorrido lo hacemos en el coche de Agustín. Al principio transitamos por una zona de encinar. Por el camino se nos cruzan decenas de Conejos de campo  (Oryctolagus cuniculus). Son frecuentes los contactos con el Alcaudón real (Lanius meridionalis) y la Perdiz roja (Alectoris rufa) que está por todas partes. No nos extraña que con tanto gazapo y perdiz este sea el lugar favorito de las grandes Aguilas.
Perdiz roja (Alectoris rufa)
Entramos en la Cañada Real de las Merinas entre retamas y encinares, donde escuchamos el reclamo de la Alondra totovía (Lullula arborea) y el movimiento frenético de la Curruca rabilarga (Sylvia undata) y la Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans). Aunque los campos están deslucidos por el calor y la sequía de semanas anteriores, en las paradas que hacemos podemos observar algunas de las mariposas más típicas de estas fechas y hábitats.
Colias croceus
Lycaena phlaeas
Paramos en un amplio llano que el libro dice que es bueno para explorar el cielo en busca de rapaces. Y, efectivamente. En seguida vemos un grupo de Milanos negros (Milvus migrans) que en compañia de una Aguila calzada (Aquila pennata) de fase oscura, acosan a una de las grandes rapaces de nuestra fauna.
Aguila real (Aquila chrysaetos)
Empieza a apretar el calor y hay una molesta reverberación, que hace que optemos por hacer un alto en el camino y buscar algún pueblo donde tomar algo fresco. Llegamos y hacemos parada en Valverde de Llerena, ya en territorio de la vecina Badajoz. En el pueblo somos recibidos por una nube de cientos de Vencejos comunes (Apus apus) entre los que reconocemos algún ejemplar de Vencejo pálido (Apus pallidus). Finalizado el refrigerio nos vamos a descansar a una zona en la "frontera", donde al borde del rio Sotillo esperamos que pasen las horas más calurosas.
Entre Sevilla y Badajoz
Descansamos un rato aprovechando el frescor del río, canta insistentemente la Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans), un Alcaudón real (Lanius meridionalis) está dedicado a las tareas de la caza, seguramente tendrá bocas que alimentar y a pesar de la calor su trajín es constante. En la orilla va y viene un Chorlitejo chico (Charadrius dubius), tiene pinta de estar criando en la zona y que no le agrada nuestra presencia, por lo que optamos por largarnos de allí y así no causarle excesivas molestias.
Chorlitejo chico (Charadrius dubius)
Deshacemos el camino de la mañana para retornar al punto de partida. Hacemos una pequeña parada para ceder el paso a un curioso y bonito coleóptero que en este recorrido parece bastante abundante.
Aceitera (Berberomeloe majalis)
Paramos a la altura de una pequeña charca donde vemos Cigüeñuela común (Himantopus himantopus), Zampullín común (Tachybaptus ruficollis) y Garza real (Ardea cinerea). Nos sobrevuela un bando de Ganga ibérica (Pterocles alchata) emitiendo su característico reclamo, pero nuestros ojos escrutan el cielo en busca de grandes rapaces ya que estamos en un terreno propio para ello. Un cielo que cada vez se va cubriendo de nubes oscuras que no presagian nada bueno.
Buscando rapaces
Vemos un lejano Aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) posado en una estaca. Por detrás sobrevuela los cultivos de cereal un macho de Aguilucho cenizo (Circus pygargus). Pero nuestra atención se centra en un grupo de cuatro carroñeros que acaba de hacer aparición.
Buitre negro (Aegypius monachus)
Pasamos a lado de un cortijo, el cielo cada vez esta más oscuro y amenazante..........
Cortijo serrano
A nuestro paso múltiples mariposas que piden una parada para retratarlas. Destaca la Melanargia ines, una representante de la familia de las "mediolutos" de la que no podemos disfrutar en nuestro Norte peninsular. Junto a ella son abundantes los ejemplares de Lobito jaspeado (Pyronia cecilia).
Melanargia ines
Pyronia cecilia
Vemos a lo lejos como ha empezado a descargar la tormenta que hacia rato se estaba gestando. Nos llega el lejano estruendo y confiamos que podamos terminar la jornada pajaril sin mojarnos.
Tormenta en la Sierra
Como si de un presagio se tratara, con la tormenta hace su aparición la especie estrella que buscábamos en esta ruta. Se trata de un ejemplar de Aguila imperial ibérica (Aquila adalberti) que no duda en desafiar a los elementos para buscar alguna presa que le solucione la cena.
Aguila imperial ibérica (Aquila adalberti)
Con la tormenta parece que se animan otras rapaces. Vemos Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), un grupo de cuatro Abejeros europeos (Pernis apivorus) en migración, un Busardo ratonero (Buteo buteo) y una Aguila perdicera (Aquila fasciata) junto a un juvenil de Aguila imperial (Aquila adalberti). Bonita despedida de esta zona en la que son abundantes los Abejarucos europeos (Merops apiaster) cuyo colorido resalta frente al cielo cargado y los relámpagos que se ven en la lejanía.
Abejaruco europeo (Merops apiaster)
Cuando nos retiramos hacia Cazalla de la Sierra vemos en el camino una pareja de Tórtola europea (Streptopelia turtur) que me hace bastante ilusíón, ya que es una paloma cada día más escasa y difícil de ver, sobre todo por Euskadi, gracias a la "inestimable" labor de exterminio que han hecho de ella el colectivo de cazadores.
Tórtola europea (Streptopelia turtur)
Sanos y secos llegamos al Hostal Vega de Cazalla, donde la mujer de Paco nos tiene preparada una reponedora cena a base de Salmorejo y filetes de lomo. Cocina casera hecha con gusto y mimo. Hoy los objetivos han sido cumplidos. Todavía quedan cuatro días más que nos prometen nuevos disfrutes en el corazón de la Sierra Morena Sevillana. Y mientras tanto...............

........Esto es todo por hoy amig@s.......................


2 comentarios:

Francisco Javier Conde dijo...

Queridos amigos, llevo varios años siguiendo vuestro blog, disfrutando de esa mirada natural que nos ofrecéis desde vuestro reino norteño, lo que no imagine nunca es que algún día disfrutaría en este espacio de un cachito de mi tierra y mucho menos que llegaría a conoceros. Solo espero que vuestra experiencia en nuestra amada Sierra Morena de Sevilla fuese satisfactoria, porque para mi y mi familia si que lo ha sido y mucho el compartir unos días con vosotros. Gracias por vuestra amabilidad, por vuestras sensibilidad y por el grandísimo trabajo de divulgación en pro de nuestra fauna que realizáis. Aquí en Cazalla tendréis siempre un rinconcito en el que os esperaremos con los brazos abiertos. Saludos serranos de Paco Conde (hijo). http://homoserranus.blogspot.com.es/

Patxeko & Cristina dijo...

Aupa Paco: Nosotros también estamos encantados de haber estado en vuestro alojamiento, donde nos hemos sentido como en nuestra casa. Ten por seguro que volveremos ya que tal y como vino la meterología en las tres semanas anteriores a llegar nosotros, así como el pequeño contratiempo que supuso la lesión de Cristina no nos dejaron disfrutar más de ese rincón serrano. Será difícil que repitamos en 2015 pero si nada cambia en 2016 volveremos al Sur peninsular haciendo una escala en vuestra Sierra.
Saludos de los dos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...