lunes, 4 de junio de 2012

Los pequeños cantores del carrizal

Buscarla unicolor Locustella luscinioides

 Las Tablas de Daimiel era visita obligada, estando en La Mancha. Nuestra intención era ver al Carricerín real. Tras unas buenas indicaciones de mi amigo Manolo, allí le encontramos, en el lugar exacto. Pero el tiempo que pudimos observarle, en las pocas veces que se dejó ver, no fue suficiente para sacarle unas fotos de recuerdo. En la espera otros menos escondedizos y mas alborotadores llamaron la atención de nuestras cámaras.






 Buscarla unicolor Locustella luscinioides

 Como el  territorio de la Buscarla unicolor se solapaba al del Carricerín real, nuestro intento de escuchar el reclamo de este, para ubicar su situación en la espesura del carrizal, se hacia imposible cada vez que la Buscarla se ponía a cantar. Que potencia en tan pequeño pájaro.


Buscarla unicolor Locustella luscinioides

Sus periodos de descanso se limitaban a no mas de medio minuto, tras desaparecer en la espesura, para emerger de ella e iniciar de nuevo el canto de una interminable duración y machacona monotonía.

   Buscarla unicolor Locustella luscinioides 

 prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr........................................

Buscarla unicolor Locustella luscinioides

 prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Buscarla unicolor Locustella luscinioides

prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Buscarla unicolor Locustella luscinioides

Por fiiiiiinnnnnnnnnnnn.....................Se ha callado

Buscarla unicolor Locustella luscinioides

Oh no, otra vez. prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.......

 Carricero común Acrocephalus scirpaceus

No lejos, pero con  el sonido de la Buscarla atenuado por la distancia, se oye el canto de otro infatigable cantor, el Carricero común. Su hermano mayor el Carricero tordal, aun no se le oye, parece ser que aun no ha llegado de sus cuarteles de invierno.

 Carricero común Acrocephalus scirpaceus

Aunque se cree muy mimético con su plumaje entre la espesura de tallos secos de carrizo, su canto le delata y con paciencia, finalmente es descubierto.

 Carricero común Acrocephalus scirpaceus

Pero el se siente a gusto dentro  de la maraña de tallos, e inicia de nuevo su canto. Se calla, observa y escucha. Habrá alguien mas en el carrizal?.


Carricero común Acrocephalus scirpaceus

2 comentarios:

Christian dijo...

Some stunning images here. Superb.

Avtoprokat dijo...

Thanks for the beautiful photos !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...