jueves, 25 de abril de 2013

En el Hide


 Pinzón vulgar Fringilla coelebs
En un lugar llamado Treviñu hay un hide de un buen amigo cuya situación no voy a revelar aquí, pero si una parte de las vivencias que allí tuvimos un grupo de amigos, viendo, observando y fotografiando a los pequeños "ladronzuelos de pipas" que habitan en aquel bosque.




Allí nos juntamos Gerard, Marian, José Luis, Agustín, Agustín II, Juani y yo Josemari y junto al hide ya existente montamos otros dos, que eran de estreno uno de José Luis y otro mio, y además el hide-cobertizo que se preparo Gerard con una red. Cuando llegamos el lugar estaba desierto (bueno había árboles), y el ajetreo que nos llevamos montando los hides nuevos (era la primera vez que los montábamos) lejos de espantar mas a las aves del lugar, las atraíamos, como si vinieran a ver que hacíamos.
 Pinzón vulgar Fringilla coelebs
Pero no era así, ya "sabían" que vendría después?. Una vez instalado todo repartimos un poco de comida en los lugares adecuados. Ni siquiera esperaron a que nos escondiésemos en los hides. Algunos de estos "ladronzuelos de pipas" mas atrevidos les daba igual si nos tenían a la vista.
Pinzón vulgar Fringilla coelebs

Pinzón vulgar Fringilla coelebs

Pinzón vulgar Fringilla coelebs

Poco a poco aparecieron otras especies, y aquello se convirtió en un frenesí a ver quien se llevaba mas pipas, en alguna ocasión con disputas por ocupar el mejor lugar.
 Herrerillo común Cyanistes caeruleus
Mientras nosotros cla, cla, cla.... las maquinas repiqueteaban. Si trataban de fotografiar a uno, veías a otro que se ponía en mejor posición. Del uno al otro, y cuando le tenias en el visor, furtivamente se escapaba con su premio.
Herrerillo común Cyanistes caeruleus

Herrerillo común Cyanistes caeruleus

 Herrerillo común Cyanistes caeruleus
Pero aunque los pequeños herrerillos son aguerridos y se pelean su "pipa" en cuanto llegan los trepadores, grandes y abusones hay que apartarse. Llegan, apartan al que allí este, eligen y se van.
 Trepador azul Sitta europaea
Y sin tardar nada, allí están de nuevo. Son los mismos, son otros, es un carrusel de idas y venidas. Se mueven tan rápido que es difícil fotografiarlos, afortunadamente las ocasiones son tantas que finalmente todos quedan inmortalizados.
Trepador azul Sitta europaea
 
Trepador azul Sitta europaea

Trepador azul Sitta europaea 
Pero si alguien no puede faltar en un bosque es el carbonero común que también reclama su parte de alimento, pelandose por él con valentía.
Carbonero común Parus major

Carbonero común Parus major 

Carbonero común Parus major 

Carbonero palustre Poecile palustris

Carbonero palustre Poecile palustris 

Fuera de la pelea por nuestras golosinas, los agateadores, buscan sus propias golosinas en los troncos de los árboles cercanos.

Agateador común  Certhia brachydactyla 

 Agateador común  Certhia brachydactyla 
Se nos ha pasado la  mañana  muy entretenida , disfrutando con las correrías de estos pequeños "ladronzuelos" a los que abandonamos en su vida privada en el bosque, mas por falta de luz que por ganas, pero ya habrá mas ocasiones.

1 comentario:

Juanma Domínguez dijo...

Seguro que se os quedo el dedo frito de tanto disparar. Como disfrutáis del comedero de Tomás, no se os escapa ni un bicho.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...