martes, 23 de julio de 2013

De Orquídeas por los alrededores de Espinosa de los Monteros

De pie, de izquierda a derecha: Juanma, Mertxe, Agus, Sergio, Bego y Manu. Sentados, de izquierda a derecha: Cris, Juani, Patxeko, José Mari y Marisa.

Hace un par de semanas nos juntamos varios miembros del blog para pasar un día por varias zonas aledañas a Espinosa de los Monteros en busca de un puñado de especies de orquídeas que algunos aún no habían podido ver en sus paseos por el monte.

Nevero del puerto de la Lunada

Nuestra primera parada fue en el puerto de La Lunada a 1350 metros sobre el nivel del mar, donde aún la nieve se mantiene en forma de grandes neveros. Aquí buscamos varias especies típicas de pastizales de montaña. La primera que encontramos fue un bonito ejemplar de Coeloglossum viride.

Coeloglossum viride

La siguiente en aparecer fue la Gymnadenia (Nigritella) gabasiana, una especie muy esperada por Manu y Marisa, ya que era la primera vez que la veían, a pesar de ser unos apasionados de este grupo de plantas.

Gymnadenia (Nigritella) gabasiana

La que nos costaría más encontrar fue la Pseudorchis albida, ya que debido a su coloración y su pequeñísimo tamaño pasa desapercibida entre el pasto. Al final dimos con una zona donde había una gran población de esta especie.

Pseudorchis albida

Mientras buscábamos estas especies, para lo cual habíamos quedado, nos fuimos encontrando con otras orquídeas como Dactylorhiza maculata, Gymnadenia conopsea, Orchis mascula y con otros grupos de plantas también típicas de estos ambientes.

Dactylorhiza maculata
Gymnadenia conopsea
Orchis mascula

Animados por el buen día que nos hizo, nos encontramos con un par de ejemplares de Rana bermeja y de Lagartija de turbera, que se encontraban tomando el sol. Esta última especie también era la primera vez que la veíamos varios de nosotros.

Rana bermeja (Rana temporaria)
Lagartija de turbera (Zoothoca vivipara) hembra grávida

Nos quedaron por fotografiar las mariposas del género Erebia que revoloteaban sin parar a nuestro alrededor, pero que sin una nube que tapara el sol, lo que provoca que se posen, es casi imposible hacerles una foto.
Erebia triaria

Luego nos dirigimos al Bernacho en busca de otra planta curiosa, la Drosera rotundifolia, una planta carnívora que tiene una población muy escasa en este enclave. Conseguimos dar con varios ejemplares, algo que no habíamos conseguido en años anteriores.
Drosera rotundifolia

Y además disfrutamos de un grupo de Eriophorum vaginatum, una especie típica de la tundra del norte de Europa y que mantiene una pequeña población en esta zona.

Eriophorum vaginatum

En una pequeña charca pudimos disfrutar del trasiego de un grupo de caballitos del diablo que se encontraban en pleno periodo reproductivo. Todos ellos pertenecían a la especie Pyrrhosoma nymphula.

Pyrrhosoma nymphula

En este lugar también observamos una bonita población de Gentiana lutea, acompañada por una multitud de flores de Polygonum bistorta.

Gentiana lutea
Polygonum bistorta

A estas flores acudían muchos insectos entre los cuales nos llamó la atención una mariposa del género Adscita.

Adscita globulariae

La mañana estaba siendo muy entretenida pero era hora de retirarnos a comer. Tras llenar nuestros estómagos nos dirigimos al cañón de Hornillalatorre, donde hay una escasísima población de Epipactis la cual no pudimos encontrar, quizás debido a lo temprano de nuestra visita, ya que es una especie que florece en pleno verano, y por estos lares el invierno se ha quedado hasta muy tarde. 

Epipactis helleborine, foto tomada en 2010 en este sitio

En su lugar encontramos varios ejemplares de Ophrys apifera y Ophrys scolopax, así como de Anacamptis coriophora y Anacamptis pyramidalis.

Anacamptis coriophora
Anacamptis pyramidalis

Revoloteando en un grupo de viboreras (Echium sp.) nos percatamos de la presencia de otra mariposa, esta vez del género Zygaena, que nunca antes habíamos visto, la Zygaena lavandulae, fácil de reconocer por el collar blanco que presenta.

Zygaena lavandulae

Con los deberes hechos y con una calorina encima de no tenerse más en pie, nos dirigimos al pueblo más cercano donde había bar para tomarnos tranquilamente a la sombra unas cervezas. Mientras el sol se iba yendo, nos despedimos tras pasar una bonita jornada. 

Pero aún nos quedaba una sorpresa más, mientras algunos de nosotros cenábamos en casa de Patxeko y Cris, en Sotoscueva, pudimos oír y luego ver un Sapo Partero Común en la pequeña huerta que tienen junto a la casa. 
Sapo partero común (Alytes obstetricans)

A punto estuve de estropearles el enramado que Patxeko tiene preparado para los tomates, al dar un traspiés y tropezar con algunos de sus palos, que por cierto salieron mal parados. Al menos los tomates quedaron ilesos.

3 comentarios:

Patxeko & Cristina dijo...

La verdad es que echamos un día bastante completo en cuanto a biodiversidad del entorno de Castro Valnera y Sotoscueva y... sobre todo yo creo que disfrutamos de la compañia de buenos amigos y la falta de algunas de las orquídeas que buscabamos es una buena disculpa para repetir en otra ocasión.

Tranquilo Juanma que los tomates de la huerta parecen que han resistido tus embates y la tormenta de granizo del fin de semana pasado. Tienen dos buenos guardianes: Una pareja de quirópteros y ese sapo partero común que nos alegra las noches a la fresca.

Saludos

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Castro Valnera es botánicamente un lugar único. Mis amigos Gonzalo Moreno y Juan A. Alejandre han realizado numerosos hallazgos de especies de alta montaña muy raras. En la ascensión a Castro Valnera desde el Puerto de Lunada del 9 de mayo de 2011 vi: Gentiana verna, Narcissus bulbocodium, Gentiana lutea, Draba dedeana, Scirpus cespitosus subsp. germanicus, Primula farinosa, Gentiana acaulis, Thymelaea coridifolia subsp. dendrobryum, Arabis scabra, Pulsatilla alpina subsp. cantabrica, Soldanella alpina subsp. cantabrica, Eriophorum vaginatum y Ranunculus aquatilis.

Juanma Domínguez dijo...

Claro que repetiremos salida por la zona, ya que se trata de un lugar único, y aún nos quedan muchas cosas por descubrir.

Como dice mi tocayo, es enorme la lista de flora alpina que puedes encontrar en este lugar.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...