martes, 16 de septiembre de 2008

VALLE DE ARAN

Casi sin pensarlo nos ha salido un viaje al Valle de Aran. Hacia mucho que no vagaba yo por estos lugares, así que en cuanto me lo propusieron no lo dudé. Seis días, dos para el viaje y cuatro para visitar algunos lugares. El viaje estaba condicionado, no podía haber grandes marchas, ni grandes desniveles. A ser posible en coche.El primer día para no hacer el viaje pesado paramos en Orx donde la presencia de aves era escasa. Aunque estamos en pleno periodo migratorio, aun este no se deja notar.






Había un grupo de unas 40 espátulas muy lejanas, luego pude ver dos mas cerca con anillas. A una le pude ver su combinación de colores. Pata izda. ROJO-VERDE-AMARILLO de arriba abajo. Pata dcha. Anilla metálica ilegible. La otra espátula tenia el tarso y parte de la anilla de colores embarrada con lo que no pude ver los colores. Había fochas comunes y gallinetas, 2 garzas reales, 1 imperial de primer año, 3 cisnes negros, 1 martín pescador, 8 patos cuchara en eclipse, 2 cercetas, algunos azulones también en eclipse, 2 cormoranes grandes, 1 somormujo lavanco y 1 zampullín común, pocos coipus en comparación a otras veces y galápagos de florida.



Al día siguiente nos fuimos a Artiga de Lin. Antes cruzamos el bosque de grandes abetos y hayas de Baricauba en busca del pito negro y si fuera posible del urogallo, que también lo hay. Pues no hubo nada que hacer, solo vimos a una asustada ardilla que cruzó la carretera y águilas reales muy altas sobre las cimas cercanas. Me sorprendió el silencio en el bosque y la total falta de pajarillos. Es septiembre y por lo visto lo abandonan todos. Seguimos hacia Artiga de Lin. En el camino un gavilán sale del bosque a nuestra altura por la izda. y rebasando el coche, vuela delante nuestro para coger una curva en recto y desaparecer de nuevo en el bosque. Sus piruetas nos dejan boquiabiertos. Mas adelante en un pequeño claro al lado de la carretera, un haya alta y recta nos llama la atención. Tiene tres agujeros superpuestos a poca distancia uno de otro (unos 50cm), pero su forma ovalada y su tamaño no ofrecen dudas, son de pito negro.



En la zona vemos c.garrapinos, pinzón vulgar, mosquitero común, y poco mas, pero el pito no da señal. Mas adelante visitamos los Uelhs de Joue que son unos ojos donde sale el agua de deshielo del Aneto después de atravesar las montañas. Mas arriba a mas de 1600m de altura esta la Artiga de Lin.



Hay unos bosques magníficos separados por unas praderas igual de bonitas y rodeados de altos picos rocosos que separan el macizo del Aneto.. El paisaje es impresionante pero la falta de aves en esta época también. Lo único que vemos son arrendajos. Encontramos rana bermeja y escudriñando las partes altas por encima del bosque una cierva con un cervatillo al que luego se le unirían otras dos ciervas con otro cervatillo. En un campa con cardos vemos movimiento de pájaros y allí nos vamos. Hay muchos pinzones vulgares, verderones serranos y zorzales charlos,



que entran y salen de las inmediaciones del bosque. En el sotobosque hay petirrojo, mosquitero común y algún papamoscas cerrojillo. A lo lejos oímos a las marmotas a las que descubrimos con el tele en una ladera. Volvemos por el mismo camino, volviendo a atravesar el bosque de Baricauba, para subir hasta la Bassa de Oles



Esta es una gran charca a 1700 m donde vine gente a pescar. Es sus orillas hay lavandera cascadeña. En un pequeño encharcamiento cercano encontramos un grupo de piquituertos bebiendo. En la zona vemos herrerillos comunes y capuchinos y un solitario agateador norteño.
Al siguiente día nos vamos hasta las inmediaciones del salto de Pish,


una cascada muy bonita a 1600m de altitud, para llegar hasta aquí hemos visto lavandera cascadeña en el camino y en la misma cascada. Después de visitar esta iniciamos un camino que se adentra en un frondoso bosque de hayas y abetos, donde localizamos varios viejos abetos totalmente horadados por lis picos. Agujeros muy grandes que sin duda pertenecen al p.negro, pero al que ni vemos ni oimos.
El bosque aparentemente solo esta habitado por algún c. palustre y c. garrapinos. No se oye nada. Salimos del bosque por su parte superior para llegar a unas praderas alpinas con muy buena visión de los alrededores. Sobre uno de los picos descubrimos la presencia de tres quebrantas. Lastima que estén lejos. A lo lejos vemos algunos buitres leonados y chovas piquirrojas. Regresamos, y cuando estamos atravesando el bosque de nuevo, sobre nosotros sobrevuela un gran ave. Un quebrantahuesos pasa cerca y nosotros en el bosque. Lo observamos en visiones fugaces a medida que pasa por los claros entre los árboles. Después de comer nos quedamos en una campas con unas bordas

y desde aquí escudriñamos las laderas y picos cercanos, en busca de algo. Así encontramos de forma sorprendente a cinco rebecos en el claro de un bosque. No deberían de estar mas arriba? Volvemos a ver a otro quebranta, chovas, culebrera europea 2, varios cernícalos comunes, camachuelos, verderones serranos en grupos comiendo frutos de abedules.


Al siguiente día nos fuimos al valle de Tredos. Se llega hasta el balneario de Tredos. Ahora reconstruido, anteriormente lo había conocido en ruinas. Desde aquí sale una pista que depuse por una senda permite llegar a los lagos de Colomers. En el camino vimos c. garrapinos y reyezuelos sencillos. En los altos dos águilas reales y un quebrantahuesos.Hubo momentos en el camino que nada de nada. Hasta llegar a un claro donde merodeaban unos zorzales charlos, con ellos también estaban tres mirlos capiblancos y algunos verderones serranos.


Por la tarde nos fuimos al valle de Bagergue. A poco de entrar en el valle 2 águilas reales sobrevolaban un pico. En las zonas altas mirando hacia Verte, encontramos varios ciervos, tres de ellos con una impresionante cuerna. Localizamos marmotas, rebecos y corzos. Aves pocas. Cuando marchamos, de un bosquete poco accesible sale el reclamo de un pito, que no reconozco, será el pito negro?Nuestro último día lo pasamos en Beret, y el camino de Montgarri. El tiempo estaba de cambio y soplaba un fuerte viento. Sin embargo en los planos de Beret había cantidad de lavanderas blancas, collalbas grises, bisbitas alpinas, tarabillas comunes y norteñas y cogujadas montesinas.

A medida que descendíamos hacia Montgarri, el viento se hacía notar menos, pero también la ausencia de aves. Solo de vez en cuando el reclamo del p.picapinos
video
nos ponía en guardia. En varias ocasiones los localizamos y disfrutamos de ellos. También vimos grupos de piquituertos. Ya de vuelta pudimos contemplar mas piquituertos, mas p.picapinos, grupos de verderones serranos alimentándose en los cardos, cernícalos vulgares, paso de culebreras europeas, y un águila real juvenil probando la furia de un busardo, que en varias ocasiones se tuvo que refugiar en los árboles.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...