lunes, 10 de noviembre de 2008

Un Porrón osculado en Salburua

Una mañana con más claros que nubes me acerco al observatorio de Salburua con mi hijo Zelai, de ocho años, el autor de alguna de las fotos que colgamos en este artículo. Algunos aficionados a las aves, ya estaban allí cuando entramos. El nivel del agua ha vuelto a subir y las pequeñas islas cercanas al observatorio, han desaparecido destaca un grupo de 5 ánsares en la isla al este del observatorio, que estaban en reposo y poco a poco se desperezaron.


En los chopos hay posados cigüeñas y cormoranes y un milano real

Un gran bando de anátidas, está por todo Salburua, porrones comunes, dos parejas de moñudos, cercetas, silbones, cuatro rabudos, frisos y patos cuchara,

un centenar de reidoras y una sombría blanqueaban el agua

Gaviotas reidorasGaviota sombría

Un andarríos grande, y algunas agachadizas que son levantadas por uno de los 4 aguiluchos laguneros que a la vez sobrevuelan la lámina de agua, varias garzas reales permanecieron estáticas, los cormoranes después de alimentarse secan sus alas frente a nosotros, tan cerca están que no entran en el visor de la cámara,

Cormorán grande


La pareja de martines pescadores cruzan por delante del observatorio sin parar, fochas, pollas de agua, los habituales zampullín chico, el rascón que en numerosas ocasiones se deja oír, hace su habitual, paseo entre los carrizos y no da la más mínima oportunidad para ser fotografiado, oímos aunque no llegamos a ver algunos escribanos palustres, un mosquitero juguetea sobre los juncos, y la lavandera se pasea meneando su cola por el tronco caído frente al observatorio

Lavandera blanca


Nos comentan que el día anterior una de las guardas de Salburua, ha visto un porrón osculado, un hormigueo me recorre el cuerpo, y las ganas de verlo nos hacen buscarlo por todos los rincones, sin lograrlo,

A las 11: 15 mientras una focha "jugaba" con un cangrejo, oímos a Carmelo decir “el osculado”, todas las miradas se dirigen a un salpicón de ondas sobre el agua, que es el único rastro que ha dejado una anatida

Tarda un rato en reaparecer, tres o cuatro segundos en la superficie, y de nuevo se sumerge, esa era la rutina del porrón, no daba tiempo siquiera a la foto testimonial de rigor, a lo sumo conseguía la cola abierta en abanico justo antes de sumergirse,

Zelai dice que ya lo ha pillado, se alejaba, e intenté aunque fuera algún minivideo, y fue así como pude por o menos capturarlo la primera vez,

Se confirmaba que se trata de una hembra de porrón osculado, bimbazo.

Porrón osculado, Bucephala clangula


Empieza a llegar gente al observatorio, cerca de las 12 del mediodía parecía el metro en hora punta, al menos 20 personas estábamos allí hacinadas, el murmullo ya no era tal parecía que estamos en el mercado, no hay ventanas para todos y el osculado aparece de nuevo, por el mismo sitio por donde había desaparecido, navega silencioso, pero es la estrella del día, se lleva casi todas las miradas y las cámaras, con sus objetivos le apuntan, y comienza de nuevo el golpeo de los diafragmas

video

Al fin le puedo hacer una foto y ya respiro más tranquilo, disfrutamos de este visitante del norte que con elegancia se sumerge, una y otra vez.

Sigue llegando gente al observatorio, y creo que el camarote de los hermanos marx había más hueco. Es hora de dejar sitio a otras personas, abrimos la ruidosa puerta, y nos vamos con la satisfacción que da el disfrutar de una especie que nunca antes habíamos visto.

Me confirma Luis Lobo que es la primera vez que se ve esta especie en el humedal de Salburua





1 comentario:

Juankar dijo...

Buf que ojo, impresiona. Viva Zelai el rápido, esque te esta llamando la reflex a gritos.

saludos juankar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...