domingo, 13 de enero de 2013

Ampelis en Bertiz

 Ampelis europeo (Bombycilla garrulus)
El sábado 5 de enero, Agustín y yo, nos fuimos hasta el Señorío de Bertiz a ver, observar y afotar a una especie muy rara en nuestras tierras. Y tuvimos suerte, nada mas llegar le vimos, después se dejo ver en variadas ocasiones y disfrutamos de nuestro regalo de Reyes.

El ampelis es una ave boreal, que habita los bosques circumpolares del hemisferio norte durante el verano. En invierno viajan hacia el sur pero pocos son los que sobrepasan el centro de Europa.
Solo cuando la escasez de alimento o las duras condiciones meteorológicas imperan en Centroeuropa, podemos verlos en nuestras latitudes. Pero siempre en escaso número.
Esta vez a la Península han llegado algunos ejemplares. Además de éste, hay o ha habido otro en la zona Asturiana, donde últimemente sus citas son anuales.
Es una ave frugívora, se alimenta principalmente de bayas y frutas, y este en el Señorío de Bertiz se atiborra de frutos de muérdago y de aligustre. Se muestra muy confiado, a pesar de encontrarse constantemente observado. No duda en llegar a su alimento preferido, aunque este este cerca de nuestros teles (siempre respetuosos hacia el ave).
En la zona donde se mueve, un pequeño parque de variados árboles autóctonos y exóticos, nunca se aleja mas de 50m, zona que comparte con zorzales alirrojos, picogordos, currucas capirotadas y páridos.
Por lo general son muy sociables, viviendo agrupados, aunque los que llegan tan al sur generalmente lo hacen en solitario, seguramente acompañando a zorzales.
Su plumaje es denso y apretado, ni aun de cerca se le notan los perfiles de las plumas. Sin duda una vestimenta muy adecuada para el clima de las zonas donde habita, que sin duda son muy frios.

Su vuelo recuerda a los estorninos, es rápido y directo pero con amplias ondulaciones. Cuando está en compañia de otros congeneres forma bandos compactos.
Su plumaje es inconfundible, los machos se distinguen por sus primarias ribeteadas de amarillo por el exterior y blanco por el interior, así como por una ancha franja  amarilla en la cola, las hembras tienen la franja de la cola mas estrecha y las franjas blancas de las primarias son incompletas, mientras que los jovenes no tienen ninguna franja blanca en las primarias y la franja amarilla del ala es pálida.
Afortunadamente los tiempos han cambiado, y esta bella ave, aunque sometida a un intenso "acoso fotográfico", lo mas probable es que vuelva a sus bosques boreales, y no como hace unos cuantos años que la mayoría de los que llegaban a nuestras tierras eran abatidos, dada la rareza de su plumaje, como puede leerse en un informe del gran ornitólogo asturiano Alfredo Noval http://www.aranzadi-zientziak.org/fileadmin/docs/Munibe/1965092092.pdf

Vídeo de Ampelis europeo (Agustin Egaña)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...