lunes, 21 de enero de 2013

Caceres 2012 - II - Monfragüe-Talaván

Mosquitero común Phylloscopus collybita
Al día siguiente, el día amaneció cubierto de niebla y con una fina lluvia, poco apetecible. Antes de llegar a los lugares habituales de Montfragüe, hicimos tiempo para que la niebla se disipara. En los encinares se movían gran cantidad de pequeños pajarillos, muy abundantes los mosquiteros comunes, en grupos de 30 a 50 individuos. Un buen día para hacer del coche un confortable hide.


Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala
La curruca cabecinegra, nos llamaba la atención con su incansable matraqueo, pero ella muy tímida no se dejaba ver bien.
Ciervos Cervus elaphus
A pesar de que el día anterior hubo cacería, (vimos muchos todoterrenos con remolques cargados hasta los topes de cadáveres de ciervos y jabalíes) aun se veían grupos de ciervos pastando los frescos brotes de jugosa hierba.
 Salto del Gitano
Ya casi era mediodía cuando la niebla se iba disipando y los buitres se reunían en las escasas térmicas que se formaban.
 Sobrevolando el Salto del gitano
Como fantasmas surgían buitres de la niebla a medida que el viento arrastraba los últimos jirones de niebla.
 Petirrojo Erithacus rubecula
Los tímidos rayos de sol que comenzaban a surgir de entre las nubes, eran buenos aliados para secar el mojado plumaje del petirrojo.

 Halcón peregrino Falco peregrinus
Pero siempre hay unos ojos vigilantes, y cualquier descuido sirve para que el halcón peregrino intente llevarse algo al buche.

 Roquero solitario Monticola solitarius
Enfrente por las rocas, el roquero solitario busca insectos y otros artrópodos, mientras se asolea en este frío y húmedo día.

 Roquero solitario Monticola solitarius
Nuestro siguiente destino es Talaván, donde mientras pajareamos con el teles aprovechamos para comer el bocata.
  Puente sobre el arroyo Talaván
No hay demasiadas aves en la zona, cercetas comunes, ánades reales, gorriones morunos, algún escribano palustre, etc pero nos sorprende contar en la misma zona hasta siete Garceta grandes.

Garceta grande Ardea alba
Garceta grande Ardea alba
Garceta grande Ardea alba
Garceta grande Ardea alba
Garceta grande Ardea alba
Garceta grande Ardea alba
Garceta grande Ardea alba

Nuestra última parada, antes de que caiga la noche, son los puentes de Don Francisco en la confluencia de los ríos Almonte y Tamuja. Fueron construidos en tiempos de Carlos I de España a espensas de Don Francisco de Carvajal y Sande, de ahí su nombre. Este es otro lugar donde algún año hemos visto a la nutria. Hay años que estos puentes están bajo las aguas de los ríos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...